Ya hemos visto modelos de desarrollo tradicionales como el desarrollo en cascada y el desarrollo en espiral. Ahora veremos en qué consiste el modelo de desarrollo ágil.

Antes de continuar debo aclarar que este paradigma comprende numerosas metodologías y técnicas. Para no desviarme del objetivo de esta serie –presentar DevOps como técnicas de fácil integración en los flujos de trabajo– solamente voy a hablar de un par de puntos muy específicos y vagos sobre este paradigma.

Continue reading «DevOps fácil, parte 3: El paradigma ágil»

En la introducción hablé sobre los aspectos generales del desarrollo en cascada y cómo podría integrarse DevOps en su ciclo de desarrollo de software. Sin embargo hay un punto importante a tener en consideración:

El desarrollo en cascada tiene tres etapas de diseño: levantamiento de requisitos, análisis y diseño. DevOps no puede integrarse a estas etapas y por lo tanto solo la mitad del modelo es aplicable. No es óptimo, los ciclos de desarrollo siguen siendo largos y los artefactos numerosos. Dado que la premisa principal de DevOps es acortar los ciclos de desarrollo por medio de la automatización y el monitoreo, resulta difícil llamar DevOps cuando se implementa este modelo. Por definición hay tres capas incompatibles, y solo las otras tres son monitoreables y automatizables.

Continue reading «DevOps fácil, parte 2: Desarrollo en espiral»

De qué se trata esta serie

DevOps es la práctica de unificar el desarrollo de software (análisis, diseño y codificación) con las etapas operacionales (integración, pruebas y despliegue) a través del monitoreo y automatización. El objetivo es reducir el tiempo entre cada ciclo de desarrollo de software, incrementar la frecuencia de despliegue y alinear de manera óptima el producto con las necesidades del negocio y público objetivo.

Continue reading «DevOps fácil, parte 1: Introducción»

Siempre me la he pasado bien escribiendo. Años atrás escribía incluso con amigos de otros países y ahora quiero recordar esa sensación de tener un espacio en el cual compartir ideas y opiniones.

Hoy en día no es muy popular tener un blog ya que las redes sociales los han reemplazado en su mayoría, pero siempre hace bien tener un espacio sin tanto «ruido ajeno», un rincón más exclusivo.

He tenido otros intentos de reabrir un blog pero por temas de privacidad en la red han acabado abandonados, pero ahora creo que la libertad de expresarme tal cual quiero no tiene un valor, ni debe ser mutilado por la autocensura.

Por último, quiero decir a todos los lectores: gracias por el tiempo dedicado. No tengo un guión cuando escribo, por lo que la lectura puede tomar muchos caminos, pero… al fin y al cabo lo interesante es una lectura enriquecida, ¿no?